Dos métodos distintos de activación del núcleo, que ayudan a la estabilidad corporal. Este tipo de maniobras de contracción han sido popularizadas a lo largo del tiempo a través de distintas disciplinas como yoga, pilates, etc. pero hoy día cobran una especial relevancia ante la explosión y desarrollo de los entrenamientos de carácter funcional y sobre todo en sistemas y disciplinas del entrenamiento de las cualidades biomotrices desarrolladas mediante el uso y dominio del propio peso corporal.

Existe ya desde hace tiempo una controversia sobre cuál de éstas dos maniobras es mejor o más efectiva, teniendo cada una su vertiente de defensores por diversos autores, sin embargo, los estudios más recientes decantan la balanza a favor del bracing, debido a su capacidad de generar mayor estabilidad en la zona lumbar del raquis. De cualquier manera, ambas técnicas son interesantes y no está de más que las conozcamos un poco, aunque finalmente, sobre todo dentro de la disciplina calisténica, nos decantemos por el uso del bracing.

El Hollowing, que a rasgos sencillos puede verse como una aproximación voluntaria y consciente de nuestro ombligo hacia la columna lumbar, es en realidad una activación selectiva de la musculatura profunda del tronco: transverso abdominal y multifidus, además de la participación del diafragma y suelo pélvico, pero con una limitada contracción de la musculatura más superficial. Y digo a efectos sencillos, porque en realidad es una maniobra bastante compleja que necesita de mucha práctica y muchos de sus practicantes no consiguen activar de forma efectiva el trasverso abdominal.

A efectos de simple estabilización, puede que el “drawing-in” y la contracción sacro-ilíaca generada de esta técnica sea ciertamente una de las claves tal y como anuncian los defensores del hollowing, pero es precisamente esta sinergia entre diafragma y musculatura profunda la que crea el problema, esta activación se traduce en un efecto descompresivo generado por el estiramiento del diafragma, liberando así las presiones que protegen la zona lumbar del raquis, es la esencia del llamado trabajo hipopresivo (baja presión), por eso cabe señalar que cuando hablamos de una disciplina tan exigente como la calistenia donde el cuerpo se somete a esfuerzos compresivos, tracciones, torsiones, etc. se vuelve necesario usar algo que nos aporte más allá de una simple estabilización central, y aquí es donde entre en juego el Bracing.

Esto no quiere decir que el Hollowing sea una técnica desestimable, al contrario, es muy recomendable conocer y saber aplicar ésta técnica, por sus beneficios innegables pero que deben ser aplicados de forma coherente, como por ejemplo en funciones rehabilitadoras de dolores lumbares, laxitud sacro-ilíaca, etc. pero no como uso en disciplinas deportivas.

La maniobra de co-activación global, o también denominada “Bracing” consiste en una activación voluntaria y simultánea de toda la musculatura abdominal (incluso los extensores de la espalda), de forma que no sólo se provoca un aumento de estabilidad sino una rigidez del torso y aumento de la presión intra-abdominal, protegiendo de ésta forma la integridad del raquis y mejorando la transferencia de fuerzas entre hemisferios, distales, etc.

Para realizar ésta técnica de forma completamente correcta y eficiente se vuelve necesario practicarla de forma específica, de manera que tomemos conciencia (conexión mente-músculo) de la musculatura activada, y el grado de activación (fuerza de contracción) que nos permita mantenerla en el tiempo sin agotar la energía. 

Al principio puede resultar difícil respirar mientras mantenemos la activación de todos éstos músculos y  hay que concentrarse las primeras veces para no perderla, es por eso, que es recomendable hacer un pequeño trabajo previo en el que nos familiaricemos con la técnica y aprendamos a respirar sin problemas.

En resumen, desde nuestro punto de vista resulta muy interesante conocer ambas técnicas y los beneficios que cada una de ellas puede aportarnos, pero al mismo tiempo, saber cómo y cuándo aplicar cada una de ellas, nosotros desde la Federación Española de Street Workout y Calistenia os animamos a aprender cada una de ellas y exprimir sus beneficios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *